Las múltiples caras de Vivaldi

Todos tenemos diferentes facetas, pero Vivaldi es realmente el camaleón de los navegadores.

Las aplicaciones y herramientas suelen presumir de una amplia gama de características, destacando cómo pueden ayudar o deslumbrar a la gente de diferentes maneras.

Cuando miro un nuevo software, siempre investigo estas características para ver si son pura palabrería o si respaldan las afirmaciones. A veces son auténticas, otras se quedan cortas y otras son un lobo con piel de cordero (aplicaciones que solo quieren tus datos).

Así que antes de descargar Vivaldi por primera vez, también lo investigué. Promete funciones para mejorar la privacidad, la productividad y el rendimiento. Y cumple con todas ellas. A medida que me adentraba en el uso de Vivaldi, me di cuenta de que también tiene más personalidades que un villano de Batman. Desde el cauteloso hasta el pionero, me quedó claro que Vivaldi cumple con los requisitos de una amplia gama de personas. Así que quería compartir lo que encontré.

Cauteloso

Internet puede ser un lugar maravilloso, pero hay que estar atento. Cuando buscaba un nuevo navegador, la privacidad de los datos era lo primero en mi lista, y por eso me impresionó tanto el enfoque cuidadoso y considerado de Vivaldi.

No sólo bloquea los sitios para que no rastreen lo que haces, sino que el propio navegador no te rastrea. También hay un bloqueador de anuncios integrado para ayudarte a evitar los anuncios que los sitios intentan lanzar constantemente a tus ojos.

Tú controlas lo estricto que es esto, y puedes establecer diferentes configuraciones para diferentes sitios: es realmente fácil ser tan cauteloso como quieras, sin modificar tu experiencia de navegación.

Juguetón

La vida no consiste en ser serio todo el tiempo, y Vivaldi lo sabe. Si necesitas alguna prueba, todo lo que tienes que hacer es ir a la página de inicio, y hacer clic en el pequeño botón en la parte inferior derecha.

Así se lanzará ‘Vivaldia: El Juego’, un juego arcade en toda regla que puede ayudarte a matar unos minutos… o unas horas. 

Vivaldi también hace gala de su carácter lúdico con la inclusión de funciones divertidas como su integración con Philips Hue. Puede que no tenga ningún propósito práctico, pero que las luces cambien de color para adaptarse a tu pestaña es muy, muy satisfactorio.

Incluso en el modo más productivo, llevando la cuenta de todos tus próximos eventos con el Calendario Vivaldi, encontrarás algo de capricho a través de la configuración de las notificaciones. Imagínate: una notificación que realmente llame tu atención.

Cerebrito

Cuando Vivaldi no te defiende de los anuncios y bloqueadores, o te entretiene con luces parpadeantes, juegos y llamas, le gusta ponerse el monóculo para reflexionar.

La lista de lectura del panel facilita el seguimiento de esos artículos de tecnología, literatura, política, deporte o cultura que has guardado.

O, si quieres ahorrar tiempo y aumentar la productividad, puedes sumergirte en las cadenas de comandos. Elige entre más de 200 comandos del navegador para crear tus propios atajos, flujos de trabajo y modos de navegación.

Y, por si fuera poco, puedes utilizar el cliente de correo Vivaldi integrado y el lector de feeds para ponerte al día con toda tu correspondencia y noticias.

Maximalista

¿Le gustan las funciones? Porque Vivaldi tiene muchas de ellas.

Entra en la configuración, activa todo y deléitate con todo lo que puedes hacer. Personalización de menús, manejo de pestañas, posición del panel, comandos rápidos, captura de pantalla, temporizadores, asignación de gestos del ratón, agrupación de pestañas…

… podría seguir. 

Así que lo haré.

… Editor y biblioteca de temas, gestión de marcadores, motores de búsqueda personalizados, botón de pausa, sincronización, atajos de teclado, hibernación de pestañas en segundo plano, imagen en imagen, y mucho más. 

Minimalista

También puedes desactivarlas.

Trayectoria

Vivaldi no tiene reparos en forjar su propio camino en el panorama de los navegadores y liderar el desarrollo de características para que otros navegadores lo sigan. Aunque con versiones menos potentes.

Vivaldi fue el primer navegador con todas las funciones en Android Automotive, debutando en el Polestar2. Y con su expansión al Megane E-Tech Electric y al All-New Austral de Renault, Vivaldi está estableciendo el estándar de los navegadores para coches. Y, a diferencia de otros navegadores para coches (te estoy mirando a ti, Tesla), el navegador para coches de Vivaldi es realmente bueno.

Compruébalo tú mismo.

¿Nos hemos olvidado de alguna personalidad a la que sirve Vivaldi? Háganoslo saber en los comentarios.

Libérate de las grandes empresas tecnologícas y disfrútalo.

Importa tus extensiones y marcadores con solo unos pocos cliqueos.

Descargar Vivaldi