Qué creemos

Descubre cómo es trabajar en Vivaldi,
y en qué creemos.

Cuál es nuestra posición

Un navegador debe adaptarse a ti, no al revés.

Creemos que a muchas personas les gustaría personalizar y ajustar cada centímetro cuadrado de su navegador para hacerlo suyo. La gente quiere tener acceso a herramientas avanzadas, sin sacrificar el rendimiento o la seguridad. Y quiere que se les escuche.

“Estamos diseñando un navegador que es potente, personal y flexible. Un navegador que se adapta a ti, no al revés.”

Nuestra misión

Cómo lo hacemos

Una asombrosa comunidad de voluntarios y una saludable dosis de experiencia construyendo navegadores.

Nuestro fundador y CEO, Jon von Tetzchner, estaba diseñando navegadores antes de que la mayoría de la gente hubiera escuchado hablar de internet. Creemos en la autoorganización y la colaboración entre todos los departamentos y proyectos. Pero no lo hacemos solos. Contamos con un brillante voluntariado en todo el mundo que nos ayuda a probar, traducir y difundir nuestro mensaje.

“Respetarnos entre nosotros, cuestionarlo todo, ser creativos y trabajar duro.”

Principios rectores

Lugares

Somos (por ahora) de 16 nacionalidades, trabajando en siete países y con oficinas en Noruega, Islandia y los Estados Unidos.

Oslo, Noruega

Nuestra sede se encuentra en el corazón de Oslo, al lado de una hermosa cascada. Sí, una cascada de verdad, e incluso puedes ir al río a pescar algún salmón noruego, si eso es lo que te va.

Empleado de Vivaldi en la oficina de Oslo
Empleados de Vivaldi en la oficina de Reykjavík

Reikjavík, Islandia

Nuestras oficinas en Islandia están ubicadas en Innovation House, una incubadora de empresas local fundada por Jon. Nuestro equipo de Islandia tiene impresionantes vistas al mar y mucha inspiración para diseñar Vivaldi.

Magnolia, EE.UU.

Nuestra base de operaciones en los EE. UU. Se encuentra a una corta distancia en automóvil de las afueras de Boston, en Magnolia Innovation House, un bed and breakfast convertido en centro tecnológico. El equipo se reúne aquí todos los veranos, durante un mes de codificación acompañada de pasteles de cangrejo.

La casa blanca de Vivaldi en Magnolia, EEUU

Mandamos nosotros

Vivaldi es propiedad de sus empleados.
Y así va a seguir siendo.

El no tener inversores externos, nos da la libertad de escuchar a nuestros usuarios y, junto a ellos, diseñar el navegador que se merecen. Cada idea cuenta y se toma en serio.

1 500 000+
Usuarios activos (y subiendo)
223 000+
Comunidad - Usuarios activos mensuales
0
Inversores externos