Retirada de los sistemas operativos caducados

Los navegadores dejarán de dar soporte a Windows 7 y 8.1 en 2023. Yngve Pettersen, desarrollador de Vivaldi y experto en seguridad, explica los retos a los que se enfrentan los navegadores para dejar de dar soporte a varias versiones de sistemas operativos.

Todos los navegadores se ejecutan en un entorno de sistema operativo (SO), ya se llame Android, iOS, Linux, macOS, ChromeOS o Windows. Estos SO proporcionan una gran cantidad de funcionalidad a las aplicaciones que se ejecutan en ellos, como el sistema de archivos, el teclado, el ratón y el soporte gráfico. Gestionan los controladores específicos del hardware para esta funcionalidad, de modo que las aplicaciones no tienen que implementar todo desde los fundamentos.

La vida de un sistema operativo (SO)

Cada sistema operativo se actualiza regularmente con correcciones de errores, nuevas funcionalidades y adaptaciones al nuevo hardware. Por lo general, se añaden nuevas funcionalidades cada pocos años, mientras que las correcciones de errores, especialmente los parches de seguridad, se publican con mayor frecuencia para actualizar las versiones existentes del sistema operativo.

El mantenimiento de las versiones antiguas de los sistemas operativos se vuelve problemático después de un tiempo, ya que hay que probar todas estas versiones en hardware y configuraciones que pueden ya no estar disponibles, o ser difíciles de encontrar. También habrá que contar con los recursos, incluidos los empleados que conocen los sistemas y el hardware más antiguos.

El tiempo que se mantiene una versión del sistema operativo, y lo que se mantendrá, suele decidirse con bastante antelación a la última actualización. Por lo general, habrá varios años en los que sólo se lanzarán actualizaciones de seguridad, e incluso éstas pueden ser difíciles, si no imposibles, de desarrollar a medida que el SO envejece.

Una vez alcanzada la fecha de fin de vida (EOL), las actualizaciones se detendrán, y los usuarios de la versión del sistema operativo que ya no es compatible tendrán que cambiar a una versión más reciente (si es posible, o a un nuevo hardware), o vivir con el riesgo de que su ordenador sea atacado.

Sólo en los últimos años, varias versiones del sistema operativo han llegado a sus fechas de EOL, por ejemplo, Android 6, Windows 7 (aunque se puede pagar por unos años más de soporte), MacOS 10.12, y a principios del próximo año Windows 7 (soporte extendido) y Windows 8.1 también llegan a su ciclo final de vida.

Problemas con el navegador debido a las diferentes versiones de los sistemas operativos

Las distintas versiones del sistema operativo también suponen un reto para los navegadores. Toda esa bonita funcionalidad que el SO gestiona para las aplicaciones se accede a través de varias llamadas a funciones, llamadas SDKs y APIs. Éstas tienden a cambiar, se añaden nuevas y se eliminan las antiguas en las nuevas versiones del SO, lo que significa que para soportar los SO más antiguos hay que escribir un código especial para adaptarse a los cambios, y todas estas variaciones tienen que ser probadas, normalmente en el hardware correspondiente, que como se ha mencionado puede ser difícil de encontrar. Estas adaptaciones también tienden a complicar la lógica del código, dificultando el mantenimiento y las pruebas, y pueden introducir errores difíciles de encontrar.

Por lo tanto, cuando una versión del sistema operativo llega a su fin, se plantea la cuestión de si el navegador debe dar soporte a esa versión antigua y durante cuánto tiempo. Un factor puede ser el número de usuarios de la plataforma antigua, y otro es la dificultad de mantener el soporte.

Adiós a Windows 7 y Windows 8.1

En cuanto a Windows 7, en la actualidad se ha mantenido el soporte durante tres años más allá del final de ciclo de consumo, probablemente porque todavía había muchos usuarios, y porque los usuarios corporativos todavía podían comprar actualizaciones de mantenimiento. Es posible que haya habido algún solapamiento con las variantes de Windows 8.1. El soporte extendido por Microsoft para Windows 7 termina a principios de 2023, al igual que el soporte para Windows 8.1.

Llegados a este punto, para cada versión del sistema operativo, se plantea la cuestión de que los proveedores de motores de navegación sigan dando soporte a estas versiones o eliminen las adaptaciones para la(s) versión(es) antigua(s).

Esta evaluación debe tener en cuenta lo difícil que será su mantenimiento, especialmente si las herramientas de apoyo, como los compiladores y los paquetes SDK, que deben actualizarse regularmente para poder soportar las versiones más nuevas del sistema operativo, dejan de soportar también las versiones más antiguas. Una vez que esto ocurre, la cuestión se vuelve aún más acuciante: ¿Apoyar las versiones antiguas y obsoletas del sistema operativo, o las más nuevas?

La respuesta correcta es, por supuesto, apoyar las versiones más nuevas y retirar las más antiguas.

Así, en la actualidad, el equipo de Chromium ha decidido dejar de dar soporte a Win7 y Win8.1 a principios de 2023. Tras el momento en el que dejen de dar soporte a estas versiones de SO, los equipos comenzarán a eliminar el código obsoleto, haciendo efectivamente imposible que un ejecutable de Windows funcione en esas versiones de SO.

¿Será Vivaldi compatible con Win7 y Win8.1?

Lo sentimos, no. Dado que Vivaldi está basado en Chromium, obtendremos estas actualizaciones eliminando el soporte de Win7 y Win8.1 cuando actualicemos el código fuente de Chromium, a Chromium 110, que será la base de la próxima versión de Vivaldi después de Vivaldi 5.6.

Como ejemplo relacionado, en Linux, mientras que Chromium terminó el soporte para Linux de 32 bits (386), Vivaldi continuó lanzando builds mientras seguían construyendo y ejecutando hasta que los builds dejaron de ejecutarse. Resulta que la versión más reciente de Vivaldi para 386 (3.8) no se ejecuta, porque Chromium actualizó a una versión de una biblioteca central que no era compatible con las versiones 386 de Linux (algunas distros de Linux distribuyen versiones parcheadas que evitan el problema en sus versiones 386).

Recomendación: Actualizar a un sistema operativo más moderno

Cuando dicho soporte finaliza es el momento de, al menos, actualizar el sistema operativo a una versión más reciente, aunque en algunos casos eso podría significar la compra de nuevo hardware (al menos más espacio en disco y memoria, aunque Windows 10 puede requerir una nueva máquina).

Otra opción es cambiar a un sistema operativo alternativo que sea compatible con tu hardware, por ejemplo, Linux es compatible con hardware bastante antiguo y debería ser capaz de ejecutar versiones de 64 bits en CPUs de los últimos 10-15 años.

Cuando se utiliza un ordenador con una instalación de un sistema operativo de más de 5 o 6 años de antigüedad, suele ser el momento de plantearse la actualización a un sistema operativo más moderno, incluso si los navegadores y otras aplicaciones que se utilizan siguen funcionando. Suele ser cuestión de tiempo que el sistema operativo deje de recibir soporte. Si consideras tus opciones con tiempo, no tendrás que hacer migraciones de emergencia (o arriesgarte a tener problemas de seguridad). Para tu sistema, tener un entorno actualizado te proporcionará las mejores prestaciones y seguridad.

Libérate de las grandes empresas tecnologícas y disfrútalo.

Importa tus extensiones y marcadores con un solo clic.

Descargar Vivaldi