¡Hasta nunca, Internet Explorer!

Con Internet Explorer al final de su vida., el cofundador y CEO de Vivaldi, Jon Von Tetzchner, nos recuerda su polémico pasado y comparte su opinión al respecto de su desaparición.

El 17 de agosto, Microsoft tomó la decisión de acabar con su navegador Internet Explorer. El navegador seguirá vivo en Edge, pero la era de Internet Explorer llegará a su fin.

Es una pena que ahora tengamos un motor de renderizado menos en internet. La competencia es buena, y menos motores se traduce en menos innovación. Es así de simple.

Pero dicho esto, la perdida de Internet Explorer no me parece en realidad una pérdida. La desaparición de Presto fue mucho más triste. De hecho, me atrevería a decir que internet será mejor sin Internet Explorer, algo que incluso Microsoft ha entendido.

Internet Explorer: adoptar, extender, extinguir

La primera versión de Internet Explorer estaba basada en el código fuente de Mosaic, perteneciente a Spyglass. Microsoft llegó tarde a la competición. Su objetivo original era crear su propio internet, pero fue un fracaso, al igual que otros intentos como el de AOL o Compuserve.

Observando el crecimiento de Netscape, Microsoft entendió que tenían que actuar rápido. Después de obtener la licencia de Spyglass, empezaron a utilizar su infame táctica: “Adoptar, extender, y extinguir“.

El primer paso era la adopción de estándares web, consiguiendo el apoyo de la comunidad de dichos estándares. Tras ‘cortarle el suministro de oxígeno’ a Netscape, uniendo IE y Windows, e impidiendo la posibilidad de distribuir otros navegadores en ordenadores Windows, se pusieron rápidamente a la cabeza del mercado.

Después comenzó la fase de ‘extensión’, ignorando por completo a la comunidad de estándares web. Durante esta época presentaron tecnologías como ActiveX y Silverlight, e impidieron que otros navegadores pudieran acceder a los servicios que usaran dichas tecnologías

También utilizaron varias etiquetas propietarias en su código HTML/CSS/JS, lo cual trajo enormes complicaciones a la vida de los desarrolladores. Al final muchos desarrolladores web diseñaron sitios optimizados para IE, en vez de para estándares web, poniéndoselo casi imposible al resto de navegadores.

Microsoft estuvo cerca de dominar internet

Por aquel entonces, yo estaba a la cabeza del navegador Opera, que había fundado junto con Geir Ivarsøy.

Como competidores de Microsoft, nos dimos cuenta de muchas de las cosas que hacían para acabar con la competencia.

Conseguir que se distribuyera el navegador con cualquier ordenador Windows era imposible. Algunos de los proyectos con los cuales colaborábamos, por ejemplo con Compaq o Intel, se cancelaron debido a las amenazas de Microsoft. Tuvimos que lidiar con problemas de incompatibilidad tales como:

  • Microsoft creó su propio servidor (software) y en la actualización a la versión 4, incluyeron un archivo que impedía que se nos enviaran cookies. Nos llevó muchísimo tiempo descubrir cuál era el problema. Algunos sitios, como el de la BBC, dejaron de funcionar, y nos culparon a nosotros. Una vez descubrimos lo que había pasado, Microsoft lo solucionó.
  • Microsoft impidió que los usuarios de Opera accedieran a su servicio MSN, bajo el argumento de que no ofrecíamos compatibilidad con XHTML. Escribimos una nota de prensa en XHTML para rebatirlo. Lo que pasó en realidad es que eran ellos los que no ofrecían soporte para XHTML.
  • Microsoft envió a los usuarios de Opera un archivo CSS dañado que hacía que el texto apareciera superpuesto. Con este problema nos lo pasamos bien, ya que diseñamos una edición especial de Opera que cambiaba todo el texto del sitio de MSN a algo parecido a lo que el Chef Sueco hablaba en la serie de televisión Los Muppets (o Los Teleñecos, en España). Funcionó, y Microsoft solucionó el problema.

Pero había muchos más sitios web con problemas. Muchos exigían que los usuarios utilizaran Internet Explorer para acceder a su contenido, dado que Microsoft se había desviado de los estándares y el suyo era el navegador más utilizado.

Microsoft estuvo muy cerca de dominar por completo la web.

Jon von Tetzchner on stage.
Jon von Tetzchner en el escenario.

La táctica de Microsoft resultó ser contraproducente

Microsoft acabó con Netscape, y aunque Netscape fue reemplazado por Mozilla, Mozilla no llamaba mucho la atención al principio.

Por suerte, la táctica de Microsoft resultó tener el efecto contrario al deseado.

Después de IE6 dejaron de desarrollar Internet Explorer, supuestamente porque querían que la gente se pasara a Silverlight.

Al mismo tiempo, Opera, Mozilla y Apple, junto con el consorcio WWW, decidimos colaborar para mejorar los estándares web. Juntos, escribimos HTML 4, lo cual significó un antes y un después para internet.

Nuestra base de usuarios combinada fue creciendo poco a poco, por lo que Microsoft se vio forzado a retomar el desarrollo de Internet Explorer. Pero ya era tarde. Seguían a la cabeza, pero habían perdido momentum, y no podían hacer mucho, al estar bajo vigilancia del gobierno de los EEUU y la UE (debido a sus tácticas de destrucción de la competencia).

Microsoft estuvo a punto de dividirse. Bajo la mirada atenta del gobierno, tuvieron que centrarse en competir por méritos propios, y ahí estaban en desventaja frente al resto. De repente dejaron de poder aprovecharse de sus problemas de compatibilidad, que pasaron a ser un lastre.

Empiezan a desarrollarse sitios para estándares web, no para IE

Cada vez se empezó a priorizar la programación para estándares web, en vez de para IE.

Microsoft tuvo entonces que lidiar con el problema que ellos mismos habían creado. Cada vez les resultó más difícil dar soporte a los estándares y a sus propias desviaciones de esos estándares. Al final, decidieron olvidarse de su código y aceptar los estándares web. Un cambio así desde cero es muy difícil, y teniendo en cuenta que aún había mucho código buscando su nombre en las cadenas de identificación, terminaron decantándose por utilizar Chromium.

* * *

Aún con todo, Microsoft no está ni mucho menos terminado. Dado que el foco de los gobiernos está ahora puesto en Google y Facebook, no es difícil ver cómo Microsoft está aprovechando su posición para robar usuarios en Windows, en las actualizaciones y poniéndoselo difícil a los navegadores de la competencia.

Sin embargo, es bueno que Internet Explorer vaya a desaparecer. Soy cien por cien partidario de que haya diversas opciones en internet, pero IE no es una opción que necesitemos.

Foto de Aron Visuals en Unsplash.

Libérate de las grandes empresas tecnologícas y disfrútalo.

Importa tus extensiones y marcadores con solo unos pocos cliqueos.

Descargar Vivaldi