Cómo Vivaldi puede ayudarle a evitar el agotamiento

Hoy en día nos vemos arrastrados en todo tipo de direcciones. El agotamiento es un riesgo constante, pero no tiene por qué ser inevitable.

Con la presión constante del trabajo, la familia y los amigos, la preocupación por los acontecimientos mundiales y todas las presiones que nos imponemos a nosotros mismos, todos corremos el riesgo de quemarnos.

Cuando estas cosas se acumulan, pueden tener un gran impacto en las relaciones, en el trabajo y, sobre todo, en la salud mental. Algunas personas pueden quebrarse bajo la presión, algo que conozco de primera mano.

A principios de 2021, trabajaba a tiempo completo como probador web, estudiaba para obtener un diploma de escritura en mi tiempo libre, y apenas había salido de casa durante casi un año debido a una pandemia mundial (que todavía está dando vueltas).

Había una presión constante en el trabajo, ya que nos esforzábamos por lanzar un nuevo producto. Y cuando terminaba el día, me presionaba aún más para terminar los trabajos del curso. 

Poco a poco, me resultaba cada vez más difícil hacer cualquier cosa: no podía concentrarme en el trabajo, no tenía motivación para hacer los trabajos del curso y no tenía energía para ninguna de mis aficiones. 

Día tras día, las cosas fueron empeorando. Hasta que llegó un día en el que no pude soportarlo. La idea de hacer cualquier cosa me paralizaba de ansiedad, y llegué al punto de ruptura. 

Me había quemado.

En ese momento, me sentía débil y mi autoestima estaba bajo cero. Pero, poco a poco, encontré algunos puntos de apoyo que me ayudaron a salir.

Así fue como empecé a utilizar Vivaldi. Buscaba un navegador que me diera más control sobre lo que tenía delante en cada momento, para evitar sentirme abrumado.

A continuación se presentan algunas estrategias que me han ayudado a mantener a raya el agotamiento. Espero que también te ayuden a ti.

Hacer descansos regulares

Probablemente no sea una gran sorpresa escuchar que tomar descansos puede reducir en gran medida el riesgo de agotamiento.

Ya sean 20 minutos aquí o allá para tomar un café, o seguir la técnica Pomodoro haciendo una pausa de 5 minutos cada 25 minutos, los descansos son una gran manera de mantenerse fresco mientras se trabaja.

Sin embargo, no siempre es fácil acordarse de hacer estas pausas, por lo que un temporizador puede ser muy útil.

Con el temporizador Pomodoro incorporado en Vivaldi puedes configurar y guardar tus propios temporizadores personalizados, y luego utilizarlos para gestionar tu tiempo y asegurarte de que haces descansos frecuentes.

El modo de descanso de Vivaldi también es una herramienta realmente útil, ya que pone en pausa todos los medios y oculta el contenido del navegador mientras te tomas un descanso. Esto elimina la tentación de volver directamente al trabajo -o de encontrar otra cosa de la que preocuparse- y te recuerda que debes cuidarte.

Ordenar las pestañas

¿Alguna vez has llegado a ese punto en el que tienes tantas pestañas abiertas que no te queda más que pequeños favicons, sin que se vean los títulos de las páginas?

Es fácil llegar a esa situación: tienes páginas que son demasiado importantes para cerrarlas, pero no lo suficientemente importantes para marcarlas.

Es el equivalente digital a ese cajón lleno de correo que nunca llegas a clasificar, por lo que se queda ahí, haciéndose cada vez más grande, imposibilitando el acceso a las pilas que están atrapadas debajo.

Vale, existe la posibilidad de que esta analogía sea un poco específica para mí, pero espero que se entienda. Sin las herramientas adecuadas, toda la información que quieres tener a mano puede resultar rápidamente abrumadora. Nuestra nueva forma de abordar este escenario son las Pestañas Desplazables, que te permiten desplazar tus pestañas horizontalmente. Y deja tus pestañas a tamaño completo, en lugar de encogerlas para que quepan en tu pantalla.

Otra forma eficaz de gestionar tu colección de pestañas es organizándolas en pilas de pestañas: una forma sencilla de agrupar tus pestañas que facilita no solo encontrar lo que necesitas, sino también ocultar lo que no necesitas. Puedes elegir entre pestañas compactas, pestañas de dos niveles y pestañas en acordeón para agrupar y gestionar tus pilas.

Una vez hecho esto, puedes mantener los grupos abiertos en tu navegador o, si no los necesitas en un futuro próximo, puedes guardar un grupo como sesión.

Esto le permitirá cerrar el grupo por ahora, sin perder esas pestañas por completo. Lo único que tienes que hacer es seleccionar «Abrir sesión guardada» en el menú, ¡y estarán de vuelta!

Esto puede ser especialmente útil si quieres mantener separadas las sesiones de trabajo y las privadas, por ejemplo. O si estás trabajando en un proyecto que requiere muchas pestañas, puedes guardarlo por separado y volver a navegar en otra sesión, para que no esté asomando en tu barra de pestañas, tocando metafóricamente su reloj y mirándote expectante.

Ocultar las distracciones

Una de las ventajas de utilizar Vivaldi es que puedes tener todo lo que necesitas dentro de tu navegador. Pero a veces, si hay demasiadas cosas que compiten por tu atención al mismo tiempo, puede resultar difícil concentrarse en la tarea que tienes entre manos.

Sin embargo, esto es fácil de resolver – Vivaldi fue construido para ser tan personalizable como sea posible, lo que significa que es muy fácil jugar con lo que se muestra o no.

Si hay funciones que no utilizas tanto, o que no quieres ver constantemente, puedes desactivarlas u ocultarlas fácilmente.

También he descubierto que los paneles web me ofrecen el punto intermedio perfecto, en el que ciertas herramientas y sitios web son fácilmente accesibles, pero puedo ocultarlos de la vista activando la configuración del panel.

Esto me permite tener mi correo electrónico, notas, sitios web de uso frecuente, etc. disponibles cuando los necesito, sin saturar mi barra de pestañas. Y cuando quiero concentrarme, puedo ocultar el panel con un solo clic y las distracciones desaparecen.

Utilice la X de la esquina superior

Especialmente con la adopción masiva del trabajo a distancia durante la pandemia, puede ser más difícil que nunca desconectar del trabajo durante tu tiempo libre. A menudo trabajamos y vivimos en el mismo espacio, y muchos de nosotros incluso utilizamos los mismos dispositivos para ambas cosas.

Pero esa pequeña X en la esquina superior del navegador puede ser tu amiga.

Como ya hemos dicho, es muy fácil guardar la sesión para volver a ella cuando se reanude la jornada laboral, así que ¿por qué no hacer ese esfuerzo para crear una clara división entre el trabajo y la vida? Después, haz clic en la X para cerrar el navegador cuando hayas terminado el día o la semana. Una forma sencilla, pero eficaz, de redibujar las líneas que separan el equilibrio entre el trabajo y la vida privada.

Y… exhala.


Han sido un par de años difíciles, y este año está trayendo sus propios desafíos, pero si eres consciente de cómo te sientes y pruebas técnicas como estas, espero que el agotamiento no sea uno de ellos. Y recuerda que estamos todos juntos en esto. ¿Cuáles son tus estrategias para mantener el equilibrio entre el trabajo y la vida privada? Háznoslo saber en los comentarios.

Libérate de las grandes empresas tecnologícas y disfrútalo.

Importa tus extensiones y marcadores con solo unos pocos cliqueos.

Descargar Vivaldi